Marketing, Mercadotecnia Digital

Errores de comunicación que cuestan mucho

8 mayo, 2017
Errores que cuestan mucho dinero.

Si alguna vez has pensado en hacer comunicación a través de correos electrónicos, redes sociales, medios impresos o cualquier otro medio, debes tener en cuenta que pequeños errores te pueden llegar a costar mucho dinero.

¿Puedes ser más específico? Claro; imagina que mandas un correo a las dos mil personas de tu base de datos de contactos con el objetivo de promocionar tu producto estrella para que la gente lo conozca y se anime a comprarlo. Al correo le pones mucho esfuerzo y dedicación para que luzca bonito, que esté bien construido y que tenga un Call to Action que estás seguro que venderá miles de pesos.

Es el correo perfecto que te va a generar una buena ganancia; sin embargo, no te das cuenta que en el precio de venta que anunciaste fue de 59 centavos en lugar de $5,900 pesos y de pronto empiezan a llover llamadas y correos de gente reclamando tu producto por solo 59 centavos.

¿¡Qué está pasando!?

Muy simple… cometiste el muy pequeño error tipográfico de colocar un punto antes del precio del producto, por ejemplo algo así: ¡Llévalo por solo $.5,900 pesos!

¡Houston, tenemos un problema! presta atención en el precio, tiene un pequeño punto antes del número 5 y eso significa que el precio real del producto es de 59 centavos y debido a que en México tenemos leyes que protegen a los consumidores debemos respetarlo, de lo contrario estaremos infligiendo un delito y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) puede intervenir entre el consumidor y el comercio para defender al consumidor por un posible abuso e incluso sancionarlo con una multa.

¡¡¡Pero es solo un punto!!! Y con eso basta para ser interpretado como publicidad engañosa o simplemente como algo que el consumidor considera el precio real y es suficiente para denunciar, y déjame decirte que es bastante común que este tipo de errores suceda.

 

Fe de erratas, una solución parcial

Estos problemas pueden llegar a solucionarse parcialmente con una fe de erratas (anuncio hecho por el comercio para indicar que se debe a un error tipográfico y que el precio correcto es otro) para que los consumidores vean que te has dado cuenta del error, pides disculpas por los inconvenientes pero que el precio real es otro.

Sin embargo, digo que es una solución parcial porque en realidad nada puede asegurar que el consumidor reciba este mensaje, si lo mandas por correo electrónico puede llegar a la carpeta de SPAM, no llegar o incluso que el consumidor lo borre permanentemente de su buzón de entrada y con esto tiene todo el poder para decir “yo no recibí ninguna fe de erratas”, quedando con las puertas abiertas a ganar la denuncia ante PROFECO.

 

La solución más viable a estos errores

La única solución que podemos tener a este tipo de errores es sencilla, doble o incluso triple verificación de todos los comunicados que hacemos antes de enviarlos, y te sugiero que sea revisado por 2 o más personas, pues cada quien tendrá un punto de vista diferente. Se muy crítico, estricto y detallista; lee cada enunciado una y otra vez para evitar cualquier tipo de errores, desde tipográficos hasta de redacción.

Esto no significa que estemos protegidos al 100% pues siempre habrá un margen de error humano, pero si nos ayuda a reducir la probabilidad en gran cantidad y evitar sorpresas que afecten la imagen de nuestro negocio y sobre todo sus finanzas.

Si te gustó esta publicación compártela en redes sociales, siempre habrá alguien a quien le sirva conocer un poco de esto.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply