Marketing

Un error común de los minoristas y restaurantes

25 enero, 2018

El otro día fui a cenar a un restaurante mexicano que tiene muchos años de dar su servicio a clientes de Monterrey; todo iba perfecto, la cena nos la sirvieron muy rápido, el sabor de los alimentos excelente y el servicio del mesero fue muy bueno; a la hora de querer pagar la cuenta, toda esa buena experiencia se fue por los suelos…

Le otorgué al mesero mi tarjeta de crédito, pues no contaba con efectivo, a lo que el me conmentó “jóven, para pagos con tarjetas se cobra un 3% adicional”… cuestión que me extrañó pues al ser un restaurante reconocido y de muchos años de antigüedad yo daba por hecho que los pagos con tarjeta no los cobrarían. Al final tuve que pagar un 3% adicional a la cuenta.

Uno podría decir “¿te quejaste por solo 3% adicional?, ¡solo fueron $15 pesos extra!” y si, me molestó pagar $15 pesos extra que no debería haber pagado, y a continuación te explico porqué.

El principal objetivo de un negocio es vender, y a partir de ahí vienen otros puntos que complementan y ayudan a alcanzar el primero; por ejemplo, alcanzar un servicio extraordinario, que la marca sea reconocida fácilmente, que nuestros productos sean superiores a la competencia, que la gente piense en mi negocio cuando se hable del producto que vendemos, etc.

Dicho esto, un negocio no debería cobrar esa pequeña comisión por pagos con tarjetas de crédito, ya que esa es una facilidad que deben ofrecer a los clientes para que te compren, es un sacrificio que tu como negocio debes estar dispuesto a aceptar con el objetivo de lograr una venta y que en un futuro regrese el cliente.

¿Pero a quien le importa pagar el 3%? Así como a mi me importa, hay millones de personas a las que también le importa pagar el 3%, y por ese motivo cuando no tenga efectivo en mi cartera pensaré 2 veces antes de volver a ese restaurante, nadie te regala esos $15 pesos tan fácil, ¿o si?.

Lo importante a todo este rollo es entender la delicadeza de dar el mejor servicio al cliente en todo momento, de buscar dar un valor agregado de tu negocio, no generar un solo inconveniente, por mas mínimo que sea, permitiendo que lo único que recuerde el cliente sean cosas positivas sobre tu negocio.

Así como inviertes en un mejor aire acondicionado, ingredientes de mejor calidad, sillas más cómodas, limpieza de las instalaciones y muchas otras cosas más, también debes invertir en absorber los pequeños costos casi insignificantes para el negocio, pero que te ayudan a generar ventas, pues a futuro te verás mucho más benficiado con ese cliente que volverá a comprarte.

Tomando en cuenta detalles pequeños como esos, tus ventas con el tiempo irán incrementando, generarás clientes más leales y tu marca se posicionará mejor en el mercado.

Dime que opinas, ¿crees que está bien que los negocios le cobren al cliente la comisión por pago con tarjetas?

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply